Sígueme por rss

XIV Medio Maratón de Madrid

XIV Medio Maratón de Madrid

Posted by Antonio on 6 April 2014 | Comments

Tags: ,

xiv medio maraton de madridPuede ser la primera carrera en la gracias a que me acompañaron conseguí no pararme y pude acabarla. De esas pruebas en las que no vas bien de principio a fin. No sabes muy el porqué. No vas cómodo, la respiración muy forzada, vas pensando en parar continuamente…digamos que simplemente no era el día.

Nada de lo que acontecido previamente antes hacía suponer lo que pasaría a continuación. Quizá no durmiera lo suficiente bien por qué Ainhoa nos despertara a media noche o bien por qué no descansé.

Amaneció con un tiempo muy agradable para correr. Las habituales prisas por llegar como de costumbre. Mi hermana participaba en la carrera y dado que iba mi padre de mochilero tuve que pegarme una buena carrera hasta la salida de la de cinco kilómetros, en la puerta del Retiro, para coger su mochila y volver corriendo hasta la salida de la media. Que, esta vez, tuvieron la genial idea de adelantarla un poco más, y gracias a eso no hubo tanto parón. Detalle importante, nos situamos, por Jorge mi cuñado, en el globo de hora y treinta y cinco.

corriendo voyNo sé si conseguí seguirle tres o cuatro kilómetros. Ya en la subida de Príncipe de Vergara noté como la respiración era forzadísima, y solo habíamos hecho que empezar. El siguiente punto crítico, la eterna subida de Bravo Murillo. A un kilómetro o más de Plaza Castilla que sería el ocho aproximadamente me encontraba gritando desesperadamente “pero es que no se acaba nunca la p….cuesta”, y Jorge me animaba diciendo que no quedaba nada. Por aquel entonces ya le había dicho unas cuantas veces que tirara, pero prefirió acompañarme. La verdad es que durante la prueba al principio es casi peor saber que vas retrasando a alguien que podría hacer mejor tiempo pero a la mitad y sobre todo al final acabas agradeciendo que se quedara.

Coronamos Plaza Castilla y comenzó la bajada. Terreno en el que Jorge se mueve como pez en el agua. Se iba frenando y me miraba como diciendo, vamos que es bajada. Yo solo pude contestarle, llevo el ritmo justo para acabar. Sudando la gota gorda, poniendo como excusa el calor, mirando al suelo, pasaron los kilómetros. Al bajar Serrano con la misma intensidad pude cargar la batería. Sabía que tenía que hacerlo.

Sobre el catorce la subida por Goya. asicsBatería de nuevo bajo mínimos. Llegamos al Retiro por Príncipe de Vergara, lo que al inicio subimos ahora bajamos. Allí la verdad es que la gente anima bastante todo hay que decirlo. De nuevo sin forzar aunque si dejándose llevar un poco más rápido en Méndez Pelayo, kilómetro dieciséis hasta el dieciocho. Donde la famosa cuesta de Alfonso XII hace mella y deja sin aliento a más de uno. El ritmo bajó de manera vertiginosa pero al menos no paré, gracias a que alguien tiraba “imaginariamente” de mí.

No iba delante quitándome el aire, ni me subía a hombros, ni tenía una cuerda con la que fuera más fácil subir, no. Tan solo iba a mi lado. Aquí radica la majestuosidad de correr y porqué es tan adictivo. Subes porque vas a la par con él. Subes porque él te ha llevado hasta allí y no te llegas a parar porque no quieres fallarle.

marathon photosAun así no es que saques fuerzas de donde no las hay, es simplemente el último empujón sabiendo que te dejarás “arrastrar” hasta la entrada del Retiro pasando por la Puerta de Alcalá y de ahí hasta el final solo es dejarse llevar. Iba con la idea de entrar como viene siendo habitual últimamente con mi hija pero no estaba así que entramos proseguimos hasta cruzar la meta los dos juntos, tal y como empezamos. Gracias Jorge.

El tiempo de ambos fue de 1:43:35, quedando en la posición 3885 de unos diecisiete mil corredores. El 1181 de mi categoría. Con un ritmo medio de 04:49 y con un parcial de 0:47:02 los primeros diez kilómetros.