Sígueme por rss

VI Media Maratón Collado Villalba

VI Media Maratón Collado Villalba

Posted by Antonio on 4 March 2012 | Comments

Tags: ,

media maraton collado villalba Creo que ha pasado una semana y todavía tengo resentidas las piernas después de soportar esta brutal paliza causada por una distancia a la que no estamos muy acostumbrados con un perfil durísimo poniendo a prueba la resistencia y condición física de todos y cada uno de los corredores. No miento cuando puedo decir que ahora se lo que siente superando la tan exigente Tragamillas.

Tuve más de hora y media para descubrir la dureza de esta ciudad de la sierra noroeste. La verdad es que no me resultaba desconocida del todo. Fui haciendo cuentas, comparando con otras parecidas, y al final caí en la cuenta que el asfalto y las calles podían ser perfectamente las de San Lorenzo del Escorial, llenas de pequeños repechos, puentes, altibajos. Por si eso no fuera poco tuvimos que cruzar un tramo de tierra bastante complicado y dado que tuvimos que hacerlo sobre el ecuador de la carrera dificultaba aún más las cosas. Lo que me recordó sin duda a La Jarosa. Allí estuvimos unos cuantos valientes incluido el fenómeno Antonio Ledesma, al que estaban entrevistando la televisión en los momentos previos a la salida. Por él toma el nombre esta mítica carrera, la denominada Tragamillas, citroeny con ella muchas camisetas de clubes y muchos participantes vestidos de chándal con escudos y logotipos. Al menos esa sensación tuve mientras que esperaba impacientemente que dieran la salida.

Lo bueno de no conocerse una carrera es que no la planificas y eso te da cierta libertad, vas más cómodo disfrutando del recorrido, averiguando que será lo siguiente que te encuentres. Por el contrario no fuerzas tanto ni controlas los tiempos con lo que a distancias similares empeoras seguro.

El primer tramo fue un completo rodeo a la zona para pasar casi de nuevo por la salida. Poca gente. Después ya entramos en calles de viviendas, más o menos por el cinco o el seis, y fue una sorpresa encontrarme a un amiguete que vive por allí animando. Empezaban los puentes, o bien para cruzar la autovía de La Coruña o bien para pasar el ferrocarril. Un pequeño parque y directos al desangelado polígono industrial. No duro mucho porque volvíamos a las calles de Villalba. Ahora si, la gente parecía mucho más volcada, incluso empezaron los concursos de animación que consistían en que durante el recorrido iba a ver lugares señalizados donde habría gente que animaría de una manera especial y después tendríamos que votar por uno de ellos. udimaHabía unos disfrazados, otros que tenían un pulverizador de agua, un grupo de música, otros haciendo una coreografía, otros que no habían ido, estaba solo el cartel.

Pasamos por todo el centro hasta que en el once más o menos llegamos al Coto, ya solo para entrar era en subida, pero es que siguió, siguió y siguió. Cuestas, baches, agujeros, de todo en otros cuatro kilómetros por tierra rodeado de árboles. Después de salir, siguió la subida por asfalto, fue el peor tramo de todos. Y cuando por fin coronamos, estaba de nuevo mi amiguete animando, parecía copperfield apareciendo y desapareciendo. A partir de ahí se acababa lo peor, o eso parecía, porque alguna bajada inclinada era casi peor por tener que ir reteniendo. Las piernas andaban ya por inercia. Volvimos al tramo del principio y pasados un par de kilómetros entramos en la zona de salida. Por poco me termino parando para deshacer el nudo del chupete con el que suelo entrar últimamente en las carreras para celebrarlo. Mi mujer y mi futura hija estaban allí animando. Esa es mi mejor motivación para lograr acabar siempre.

Y por fin, entrada triunfal en la pista de atletismo, que gustazo correr en blandito y dando la vuelta casi entera, con un pequeño Sprint para cruzar el arco de llegada. Estaba tan centrado que ni me enteré que volvía a estar mi amiguete en la meta, un crack. Al final un tiempo de 1:34:18 para quedar en la posición 234 de unos 1400 participantes y una media de 04:28 por kilómetro. Al llegar la sensación era de, dios, he conseguido acabar, llegaba uno congestionado, las piernas quemaban, faltaba el oxigeno. Conseguimos la tan ansiada camiseta que este año, mala suerte, fue de manga corta.