Sígueme por rss

Carreras populares

Viewing entries tagged with 'tres cantos'

XIII Carrera de Otoño Tres Cantos

Posted by Antonio on 6 November 2011 | Comments

Tags: , ,

[img class=imgRight alt=carrera tres cantos]http://www.correcarreras.com/assets/uploads/articulos/trescantos_2011.jpg[/img] Es sorprendente como entrenando para largas distancias el cuerpo poco a poco se va acostumbrando a soportar una intensidad moderada de ejercicio durante más tiempo, o más distancia. Pero más impresionante es reducir la distancia justo a la mitad y sentir que puedes aumentar considerablemente la intensidad. Parece como si tus piernas volasen sobre el asfalto. O lo que es lo mismo, si preparas medias maratones llega una carrera de diez kilómetros y te parece poco, tus piernas se acostumbran a correr durante más de una hora y cuando solo son cuarenta minutos van sobradas.Ese es el resumen de esta prueba, la cual, he de reconocer que siempre se nos da estupendamente. Es una carrera talismán. Y no precisamente por su recorrido favorable, que a nadie le parece que sea. Creo que siempre se juntan varios factores en ella como que siempre llegamos preparando la Behobia y además la hora tardía ayuda para dormir adecuadamente el día de antes. [img class=imgLeft alt=kelme]http://www.correcarreras.com/assets/uploads/articulos/kelme.jpg[/img]Al igual que ya se empieza a convertir en una fea costumbre que nos tengan durante más de quince minutos esperando detrás del arco de salida hasta que dan la misma, por mucho que uno pueda escaparse de la fila y calentar por los alrededores se queda uno frio, además, la tensión va in crescendo a medida que pasa el tiempo. Otro factor importante es salir de los primeros y rodeado de participantes con camisetas de tirantes con alguna publicidad, cuidado. Se contagia uno del ritmo y puedes pasar por los primeros kilómetros tan rápido que lo pagues el resto de la carrera. Si te van dejando atrás poco a poco está bien. Y así fue como los primeros kilómetros salían medias por debajo de cuatro kilómetros, mis piernas iban solas, y lo mejor de todo es que parecía ir aguantar el ritmo respirando con la misma intensidad. Es un sube y baja constante. Pero es lo bueno de entrenar en sitios parecidos, que también te acabas acostumbrando. Lo importante es mantener el ritmo, sabes que en las cuestas suben las pulsaciones pero luego hay que tratar de recuperar bajando. En la primera mitad del recorrido, la peor cuesta, por la que se baja antes, está justo antes del avituallamiento y eso también ayuda. Además, es de las carreras donde los familiares aparte de la salida y llegada pueden verte pasar por otro sitio dos veces, y eso también es un aliciente añadido. Tiene también muchos tramos en los que te cruzas con el resto de participantes, a la ida tú ves a los primeros y alucinas que vayan ya tan delante, crees que enseguida se da la vuelta pero no, eso sí, luego te toca a ti ver a los demás y [img class=imgRight alt=montepinos]http://www.correcarreras.com/assets/uploads/articulos/montepinos.jpg[/img]egoístamente te alegras de haber pasado ya por eso. Así es el tramo que pasa por el edificio negro de Sogecable. Ya estaba volviendo, y justo donde se acaba el llano para dar paso a una durilla subida que culmina en la recta de meta, se ve el pivote que marca el kilómetro nuevo. Miro el reloj…y no llegaba a treinta y seis. La cifra mágica que marca los cuatro por kilómetro. Puedo bajar de cuarenta. Nunca me canso de decirlo pero cuando te pasa eso te da un vuelco el corazón y da igual lo cansado que vayas, sabiendo que queda menos de un kilómetro, después de los nueve, se activa el modo darlo todo. Y si algo tiene también bueno esta carrera es la recta de meta, unos cuatrocientos metros totalmente llanos, viendo al fondo el reloj, la gente que te espera, ideal para esprintar. Ver un treinta y nueve en el reloj es una sensación muy especial porque sabes lo mucho que cuesta conseguirlo. Cada uno tiene su minuto de inflexión, de superación, unos es cuarenta y cinco, otros cincuenta, pero cuando lo consigues es algo muy grande. Es sin duda uno de los fines, tal vez el más importante, por los que uno sigue corriendo, entrenando,sudando, sufriendo, mareando… Buenas sensaciones de cara a la Behobia con un tiempo de [b]0:39:41[/b], tres segundos por encima de mi mejor marca, con un ritmo de 03:58 por kilómetro para quedar en la posición 93 de la general entre unos quinientos participantes y en la 37 de mi categoría.

comments | Read the full post

VI Corre por una sonrisa

Posted by Antonio on 27 March 2011 | Comments

Tags: ,

[img class=imgRight alt=corre por una sonrisa]http://www.correcarreras.com/assets/uploads/articulos/corresonrisa2009.jpg[/img] Después de dos meses sin entrenar, debido a una lesión de rodilla seguida de los deportes invernales, viene una carrera complicada precisamente porque combina obstáculos que requieren de articulaciones en perfecto estado con un perfil muy irregular. Además, como es habitual contamos con la lluvia que convirtió el recorrido en un auténtico barrizal. Así que planteamos la carrera de otra manera. Consciente de tales circunstancias me tomé esta prueba como una vuelta a la normalidad, un buen entrenamiento para el futuro inmediato y para probar si realmente sería capaz de aguantar lo que serán las próximas carreras. Y no solo eso, sino que fui acompañado, sin música y al final nos divertimos como en ninguna. [img class=imgLeft alt=divina pastora]http://www.correcarreras.com/assets/uploads/articulos/divina_pastora.jpg[/img]En la próxima edición ya tenemos decidido que, o bien entrenamos y quedamos entre los primeros (con el tiempo de la pasada edición, cuarenta y ocho minutos, pese a no ser igual el circuito, hubiera quedado entre el octavo y noveno) o bien nos disfrazamos y vamos en grupo. Creo que optaremos por lo segundo, no todo es sufrir en este deporte. En primer lugar es importante comentar el cambio que hubo de recorrido ya que la salida no se hace en la explanada donde creo que ponen la fiesta sino en el Polideportivo de la Luz, donde se celebra también la carrera de Otoño, esto hizo que llegásemos más tarde de lo previsto por que lo descubrimos al llegar pero a cambio los últimos obstáculos, el arrastrarse debajo de alambradas o el muro típico estuvieran bajo césped artificial y no sobre barro. Subir una cuesta por una malla. Pasar por seis contenedores separados unos de otros pero seguidos. Las temidas escaleras este año tocó subirlas, menos mal que arriba estaba el premio del avituallamiento acompañado con música, quien no disfrutaría tranquilamente bailando, comiendo y bebiendo, sin prisa. Pusieron los tubos oscuros que había que pasar longitudinalmente por dentro. Las vallas que al pasar por encima según caías se te hundían los pies de barro hasta los tobillos. La lona pasada por agua donde te dejabas el culo al bajarla por él. [img class=imgRight alt=runners]http://www.correcarreras.com/assets/uploads/articulos/runners.jpg[/img]Seis tubos, en horizontal, unos sobre otros, tres, dos y uno que había que pasar por encima, las gomas entre los árboles que algunas de ellas ya estaban rotas…así hasta llegar al final. Durante todo el trayecto nos acompañaban, o nos íbamos adelantando mutuamente, muchos participantes disfrazados, los presos, zipi y zape o con los que finalmente llegamos, las gallinas, que cogieron piedras durante el camino para hacer que ponían un huevo justo al llegar a meta. Al final, tras superar el famoso muro, no sin cierta ayuda, entré con mi compañera de viaje agarrados por las manos en alto. Un tiempo de [b]1:30:06[/b] para quedar en la posición 301 de unos cuatrocientos participantes. Un exigente pero relajado entrenamiento para volver a la rutina.

comments | Read the full post

XII Carrera de Otoño Tres Cantos

Posted by Antonio on 7 November 2010 | Comments

Tags: , ,

[img class=imgRight alt=carrera tres cantos]http://www.correcarreras.com/assets/uploads/articulos/trescantos_2010.jpg[/img] De nuevo Tres Cantos se ha convertido para mí en una carrera talismán. Según la altimetría no parece tener altibajos acusados pero la sensación generalizada es de ser bastante irregular. Sin embargo, pude conseguir una fantástica marca y bajé el crono hasta esos cuarenta minutos que tanto se echaban en falta después de las últimas pruebas disputadas. Sigo pensando que no se que tiene esta carrera, no es nada fácil y vuelvo a conseguir como el año pasado mi mejor marca después del verano. Estoy convencido que tiene que ver con la hora en la que se celebra, es una de las pocas carreras en las que no hay que madrugar y pese a que el sábado, como es lógico, te acuestas tarde, puedes dormir las horas necesarias para que tu cuerpo esté a pleno rendimiento. Salimos desde el polideportivo de La Luz, la hora fijada eran las once y media pero tuvimos un pequeño retraso, últimamente no se qué pasa, además de una falsa salida. A partir de ahí el recorrido ya nos lo conocemos, otro punto a su favor. [img class=imgLeft alt=danone]http://www.correcarreras.com/assets/uploads/articulos/danone.jpg[/img]Además considero particularmente que se trata de un circuito que distrae a la mente porque puedes hacerlo por etapas, son pequeños incentivos que hacen pequeñas metas. Los tres primeros kilómetros son favorables, sabes que tienes que llegar al final del puente y mientras pasas por rotondas en donde la gente anima. Después tramo de subida hasta que giras ciento ochenta grados y vuelves sobre tus pasos en bajada, intentando a cruzarte con algún compañero retrasado. De nuevo estamos a la altura del puente, y antes de él otro tramo de subida y giro completo para volver en bajada, te dejas llevar y bajas un poco el ritmo, suave, coges suficiente aliento y afrontas la dura cuesta del puente con la mentalidad de hacerla cuanto antes porque sabes que al final, en el llano está el avituallamiento Pasado el punto intermedio casi todo es llano. Una parte es la ida y vuelta hasta casi la entrada de Tres Cantos por la salida de Soto de Viñuelas, luego hay una cuesta abajo que enlaza con la recta interminable de Avenida de los Artesanos. No es nada fácil soportar ver pasar al primer clasificado y verle que va tan poco fatigado, que sientes que ya acaba y que a ti te queda un mundo por delante. Dos kilómetros, nos gritaron los de la organización. Aunque yo estaba convencido que nos quedaba bastantes metros más me motivo bastante pensar que quedaban como mucho diez minutos de sufrimiento. Pasamos por delante del edificio negro de Sogecable dos veces. [img class=imgRight alt=cocacola]http://www.correcarreras.com/assets/uploads/articulos/cocacola.jpg[/img]Quedaba poco, miré el crono justo después del kilómetro nueve y pasaba de treinta y seis minutos. Eso me dio alas para recortar todos los segundos posibles, una última subida y por fin la recta final, con el arco al fondo, traté de esprintar todo lo posible superando a un corredor pero no fui capaz de coger al que me precedía, supongo que él hizo lo mismo, no dejarse nada. De nuevo esa sensación de querer morirse que se pasa a los cinco segundos cuando das unos cuantos pasos con la cabeza agachada intentando coger todo el aire posible. Personalmente creo que el esfuerzo mereció la pena por estar en [b]0:40:46[/b] y una media de 04:04 por kilómetro, aunque el nivel era bastante alto para quedar en la posición 95 de unos cuatrocientos participantes. Pero no todo son buenas noticias, trece segundos más que en la anterior edición. Y ya estamos listos para enfrentarnos un año más a la impredecible Behobia, veinte kilómetros para hacerse corredor.

comments | Read the full post

V Corre por una sonrisa

Posted by Antonio on 21 February 2010 | Comments

Tags: ,

[img class=imgRight alt=corre por una sonrisa]http://www.correcarreras.com/assets/uploads/articulos/corresonrisa2009.jpg[/img] Gracias a la originalidad y a la tremenda exigencia física de esta carrera se ha convertido en una cita casi obligatoria en nuestra agenda deportiva. Es el mejor entrenamiento organizado y es aquí donde se recortan segundos para las próximas carreras. Sin embargo el mal tiempo acompañado de una intensa lluvia, nos hizo dar hasta el último aliento. Reconozco que es la primera carrera en la que al levantarme de la cama se me pasó muy seriamente por la cabeza la idea de no ir. A través de la ventana pude comprobar como el cielo amaneció completamente gris. Llovía intensamente y hacía relativamente frío. Además se sumaba que mi compañero no podía ir en esta ocasión, lo que hacía que no hubiera ese grado de compromiso mutuo. Sin embargo, al final me animó pensar que, ningún día, uno se levanta con ganas de sufrir, pero una vez que estás allí, rodeado de gente, calentando o recogiendo el dorsal ya no querrías volverte. [img class=imgLeft alt=divina pastora]http://www.correcarreras.com/assets/uploads/articulos/divina_pastora.jpg[/img]Nada más llegar recuerdo que me impresionaron dos cosas. La primera era la notable ausencia de participantes, y la segunda los obstáculos que había en la meta, un barrizal por el que había que arrastrarse y el famoso muro, se me ocurrió que al estar lloviendo de la manera en que lo estaba haciendo quitarían alguno. Al terminar, después de hacer los diez obstáculos, uno por kilómetro, me di cuenta de lo ingenuo e inocente que había sido. Después de calentar por allí lo mejor que se podía hacer era entrar a la zona del arco de salida cuanto antes. Allí me llevé una enorme sorpresa al ver como habían venido a animar pese a la que estaba cayendo unos amigos, Pilar y Carlos. Gracias a ellos tengo fotos pasando por algunos de los obstáculos. Desde aquí les mando un fuerte abrazo y les vuelvo a animar para participar juntos en alguna carrera, puedo asegurar que no todas tan exigentes como esta última. Al despedirme me volví a situar y me puse, increíblemente, en segunda línea de salida. A todos nos habían dado un globo que estábamos deseando soltar para empezar cuanto antes. Ya que nos estábamos empapando al menos hacerlo corriendo. Por fin, dieron la salida, y yo tenía la idea de salir como un cohete y descansar cuando viniera el segundo obstáculo, el de los tubos, ya que el año pasado al tener que pasar de uno en uno agachados se formó un tapón en el que había que parado esperando en fila. Pero de repente, giramos a izquierda y ya se trastocó un poco la estrategia. Ahora era seguir mi propio ritmo, siguiendo un poco a los de delante para exigirme un poco más, pero obviamente dejando irse a los fuera de serie. Había que ir controlándose por lo que pudiera pasar. Al segundo o tercer kilómetro comprendí que el recorrido iba a ser justo al revés. [img class=imgRight alt=runners]http://www.correcarreras.com/assets/uploads/articulos/runners.jpg[/img]El primer tramo en cuesta fue mortal, de terminar con el corazón a mil. Y el primer obstáculo fue bajar por la lona de plástico resbalando sentado. No fue nada difícil con la lluvia y estando medio helado. Recuerdo que lo pasé mal porque al ir apoyado todo el rato con las manos al bajar, pese a los guantes, al final terminaron calándose y después las llevaba congeladas. Nadie se puede imaginar que durante casi todo el recorrido lo único que pisamos era auténtico barro, porque todos los caminos eran de tierra. Y lo peor era que el resto al ser césped estaba lleno de escarcha y hielo, porque no hacía sol, con lo cual el riesgo de resbalarse era casi mayor. No me acuerdo del orden de todos los obstáculos pero si de los importantes como tener que pasar a través de seis contenedores de escombros, vallas de madera (cada cual más alta), ascender por una pared embarrada casi vertical ayudándote por una cuerda, sortear una alambrada, justo antes de la torre donde la vez anterior estaban tocando unos gaiteros, donde más de uno, yo incluido, nos dejamos algún trozo de malla. Las escaleras este año tuvimos que bajarlas. Pasar entre gomas elásticas, los neumáticos, los tubos...y lo mejor llegó al final. Ahora si que parecía el programa de televisión, Humor Amarillo, igualito. Creo que fue el antepenúltimo, cruzar una especie de canal (el agua debía cubrir por las rodillas) a través de barcas flotantes puestas del revés. Ya se veía el final de la aventura. Llegamos a la explanada desde la que salimos. Primero pasamos por encima del arco hinchable de Divina Pastora que estaba tumbado en el suelo. Luego llegó la hora de arrastrarse por el barro pasando por debajo de las redes, según me apoyé sobre las manos se hundieron hasta las muñecas. Los guantes enteros y las rodillas acabaron hasta arriba de lodo. [img class=imgLeft alt=ayto tres cantos]http://www.correcarreras.com/assets/uploads/articulos/ayto_tres_cantos.jpg[/img]Me los quité para poder trepar por la última prueba, el muro, pero fue imposible. La cuerdas que habían colgando resbalaban. Gracias a otro corredor que puso las manos a modo de escalón pude superarlo, desde arriba le tendí la mano para que subiera él pero no fue posible, salieron dos chicos de la organización e hicieron lo mismo que el corredor. Una vez pasado el muro ya solo quedaba cruzar la meta, sin embargo no me pareció justo entrar antes que el corredor que me había ayudado así que esperé detrás y le dejé que entrara él primero. Al final terminé entrando en [b]0:48:58[/b] y acabé el 20 de la clasificación de unos 250 corredores. Estar entre los veinte primeros, pese a la baja participación, no está nada mal, aunque lo mejor es que se positivamente que completando esta carrera hice el mejor entrenamiento para preparar las carreras de Marzo, donde el crono ahora si que estará muy presente en ellas.

comments | Read the full post

XI Carrera de Otoño Tres Cantos

Posted by Antonio on 1 November 2009 | Comments

Tags: , ,

[img class=imgRight alt=carrera tres cantos]http://www.correcarreras.com/assets/uploads/articulos/trescantos_2009.jpg[/img] Si lo pienso detenidamente, este es sin duda alguna el mejor resultado con diferencia de todas las carreras hasta ahora. Siempre y cuando hablemos de un perfil más o menos normal, sin que predominen las bajadas. Los entrenamientos parece que siguen dando resultados, pero algo me dice que no hay que confiarse, y que para creérselo hay que volver a demostrarlo. También tengo que decir que fue una de las pocas carreras donde llegamos con tiempo para recoger el dorsal y calentar con suficiente tiempo, no eran las 9 de la mañana como es habitual en las carreras madrileñas sino que se celebraba a las 11:30. Por determinadas circunstancias me pareció un poco tarde, y es que si contamos con que hacía un sol espléndido y nada de frío para ser Noviembre, que no era muy normal, se preveía que íbamos a sudar de lo lindo. [img class=imgLeft alt=cocacola]http://www.correcarreras.com/assets/uploads/articulos/cocacola.jpg[/img]En esta ocasión, y espero que en muchas más, contamos con nuevos integrantes en el equipo, Hector y Oscar. Confieso que tuvieron especial importancia en el transcurso de mi carrera. Fue su primera experiencia en carreras populares. El primero de ellos consiguió acabarla, que no es poco teniendo en cuenta que no era para nada tan plana como creíamos, y además lo hizo en menos de una hora. Así que si se me permite decirlo, como entrenador suyo que soy, entre comillas, me siento muy orgulloso porque realmente se pasa muy mal. Aquí es sin duda donde decides, esto no es para mi, o te termina de enganchar. Y luego si decides seguir puedes optar por, ir superándote en cada carrera entrenado fuerte y dejándote la piel en cada sesión o simplemente hacer ejercicio entrenando suave cuando te apetezca. Lo curioso de todo es que no empecé nada bien, ni cómodo, aunque el ritmo si era bueno. Solo vi el primer kilómetro que lo pasamos en cuatro minutos, pero tanto asfalto y tanto desnivel favorable hasta el final del tramo donde volvimos sobre nuestros pasos me estaba cargando de una manera preocupante la parte delantera del gemelo. Y de buenas a primeras, todo cambió, empezó la cuesta arriba, de repente se me quitaron los dolores, era consciente de que había que mantener ese ritmo costase lo que costase y así lo hice, es curioso, tienes la sensación de que vas como en otra marcha respecto al resto, fui adelantando a algunos corredores, incluso creo que fue ahí donde me fui separando de mi compañero. Para no pensar en el cansancio distraje mi mente centrándome solo en pensar a ver si veía entre tanto corredor a los dos principiantes para animarles a tope. Realmente funcionó y de ahí su importancia. [img class=imgRight alt=danone]http://www.correcarreras.com/assets/uploads/articulos/danone.jpg[/img]Todo parecía funcionar a la perfección. Hubo un tremendo repecho, el mismo que bajamos y con el que me produjo esas molestias, y yo traté de seguir el mismo ritmo por todos los medios. Y justo cuando se notaba en la respiración esa subida vino el llano, seguido del avituallamiento, ideal, agua para reponer el sudor y para refrescarse, perfecta para seguir el ritmo y la zancada recuperando a su vez el aliento. Después vino una larga recta en ligera subida, con la respectiva bajada al volver sobre nuestros pasos nuevamente. Por aquel entonces recuerdo que estaba intentando recordar el mapa de la carrera, las calles pero era difuso. Y mientras tanto vino lo peor. Después de una buena bajada, vino la interminable recta de Avd. de los Artesanos. Lo peor es ver a la gente que vuelve porque te imaginas que en la siguiente rotonda o intersección ya das la vuelta, pero no, nada más lejos de la realidad. No se ve el final. Y no puedes evitar pensar que cuanto más lejos vayas, más tienes que volver y se convierte en una pésima sensación. Menos mal que era completamente llano. Recuerdo que durante todo el recorrido al no ver ningún punto kilómetro no podía hacer cálculos de si iba bien o mal y en ese tramo me mentalicé de seguir sin mirarlo, eso...hasta que vi el kilómetro nueve. Tenía 36:30 en el crono...cuatro minutos, los cuarenta son posibles, y la subida de adrenalina que te da en ese momento hizo que, subiera la cuesta de antes más o menos bien, por aquel entonces con todo lo que llevábamos hasta ahora esa cuesta era un auténtico infierno. Y ya cuando al coronar giramos y vi al fondo el arco de llegada ya fue una sensación de, vamos, apretando los dientes me decía a mi mismo vamos, vamos. [img class=imgLeft alt=montepinos]http://www.correcarreras.com/assets/uploads/articulos/montepinos.jpg[/img]Recuerdo algo gracioso y es que iban dos corredores juntos en paralelo y se apartaron y todo, pasé por en medio de los dos como un misil, iba tan...a dar hasta el último aliento esprintando, que no pude ni siquiera fijarme en quien de mis familiares o amigos estaba a la llegada. Llegas tan fatigado que no puedes ni levantar la mirada aún sabiendo que están grabando el vídeo en la meta. Necesitas sentarte del mareo y los pinchazos en las piernas, pero cuando recuperas un poco te empieza a embargar una tremenda ilusión de haber bajado el tiempo. Como el que estudia para un examen y saca mejor nota que en el anterior. Al final fueron unos [b]0:40:33[/b], con una media de 04:03 por kilómetro, para quedar dentro de los 100 primeros, en el puesto 88 exactamente y el 30 de mi categoría. Se nota que las cifras son más bajas porque también fue más baja la participación, fuimos unos 500. Tuve que recuperar bastante y una vez lo hice, pensando en los veinte kilómetros que nos esperan el fin de semana que viene y en que no podré acompañar a mi alumno en la carrera de Paracuellos, retrocedí trotando unos dos kilómetros hasta que me encontré con él y le acompañé dándole ánimos hasta poco antes de la meta. La primera carrera de uno siempre es especial y la recuerdas siempre. Siempre recordaré la tensión y los nervios en el estómago cuando sonaban los tambores antes de empezar en la linea de salida en la Liberty. Y lo mal que lo pasé para llegar, nunca tuve después esa sensación de congestión excepto en la Human que fue peor. Pero bueno, miremos al futuro ya que nos depara otro destino, otra prueba por superar y sobre todo otro sueño por cumplir como el de la San Silvestre. Nada más y nada menos que el de completar veinte kilómetros desde Behobia (Francia) hasta San Sebastian. Basta con leer la introducción del blog para ver la importancia que supone la siguiente carrera. Nunca antes habíamos corrido más de diez kilómetros y en esta ocasión es ni más ni menos que el doble. Menuda experiencia.

comments | Read the full post

Corre por una sonrisa

Posted by Antonio on 22 February 2009 | Comments

Tags: ,

[img class=imgRight alt=corre por una sonrisa]http://www.correcarreras.com/assets/uploads/articulos/corresonrisa2009.jpg[/img] En el transcurso de cualquier carrera siempre hay un determinado momento, en el que solo un kilómetro se te hace tan largo como todos los que llevas recorridos. Confieso que aunque llevamos ya doce carreras es imposible controlar ese momento. En esta última no recuerdo haber tenido esa sensación, quizás porque había peores cosas de que preocuparse. En realidad se trató de la carrera más original y divertida pero a la vez más dura y sufrida que ninguna de todas las que llevamos hasta ahora. Para empezar muchos participantes venían disfrazados porque coincidió en fechas de Carnaval. Al pasar a la linea de salida nos dieron un globo a cada uno, a continuación dieron la salida y nos vimos soltando cientos de globos para dar colorido a un explendido día con un cielo azul totalmente despejado. Empezaron las subidas pronunciadas seguidas de la valla que separa el parque Central de Tres Cantos de la propia acera y las calles circundantes. Corrimos sobre tierra, asfalto, cesped, agachados para pasar entre las ramas de los cientos de pinos. [img class=imgLeft alt=telepizza]http://www.correcarreras.com/assets/uploads/articulos/telepizza.jpg[/img]Pasamos a gatas por tubos de plástico, saltamos sobre elementos de señalización en carrera, vallas de madera de todo tipo, normales para saltar o ayudaerse de los brazos, y otras tan altas como las que normalmente se ponen para los encierros por las que no podías saltar directamente. Algunas subidas eran tan pronunciadas que podías apoyar las manos, y lo mismo en las bajadas, en algunas había que ir de lado para retenerse y no embalarse. A la mitad un magnífico avituallamiento, con plátanos abiertos, galletas de nata como las artiach, nubes de golosinas y powerades aquaplus. No recomiendo a nadie correr y comer al mismo tiempo, y menos superando obstaculos o subiendo cuestas pero falta nos hizo para subir unas primeras escaleras a la vez que oíamos música de gaiteros, pasar por puentes sorteando las cintas elásticas que estaban puestas o para llegar a la cima en un tramo en el que había nada más y nada menos que 20 bloques de 8 escalones cada uno, unas 160 escaleras de subida en total. El final parecía estar cerca. Teníamos delante un grupo de cuatro corredores que decidimos adelantar, y nuevamente en otra fuerte subida fue la ocasión, de ahí al final una bajada intensa, pasando entremedias de coches nuevos todoterreno que querían publicitar y la recta final, el arco de divina pastora, pero antes....el último obstáculo, un muro vertical de 2,50 metros con cuerdas para trepar hasta la cima y dejarte caer. [img class=imgRight alt=danone]http://www.correcarreras.com/assets/uploads/articulos/danone.jpg[/img]Cruzamos la meta y nos obsequiaron, lo primero, con un red bull, seguidamente con el chip nos dieron la correspondiente bolsa, no había camiseta pero si todo tipo de refrigerios, así como alguna crema y mucha publicidad. Además de eso había puestos alrededor, en uno de ellos podíamos coger zumos así como trozos de barrita energética (más bien parecía turrón del blando), en otro de Divina Pastora nos dieron gorras, en realidad se las daban a cualquiera y conseguimos dos o tres. Pero lo mejor de todo fue, el de telepizza, donde con el mismo dorsal de la carrera te daban un trozo de pizza familiar. Lo siguiente que hice fue ingeniármelas (el hambre agudiza el ingenio) para conseguir otro dorsal que no estuviera marcado, efectivamente muy cerca de la meta había uno tirado deseando que alguien lo cogiera. Después de todo eso nos volvimos a rehidratar con unas cervecitas muy cerca de allí sentados en la terraza de una cafetería, desde luego el día no podía estar mejor para ello. Al final el tiempo neto fue de unos [b]46:58[/b], nada malos teniendo en cuenta el tiempo que se perdía con los obstáculos, en el avituallamiento o las subidas, yo dudo de que realmente fueran 10 kilómetros, pero bueno, el tiempo aquí ya sabíamos desde el principio que no tendría referencia alguna. Quedar en la posición 43 tampoco, puesto que tan solo corrían unas 500 personas. Eso sí, fue un duro y verdadero entrenamiento, que nos servirá seguro para mejorar en las sucesivas carreras. Habrá que demostrarlo en la Intercampus el próximo 29 de Marzo.

comments | Read the full post