Sígueme por rss

Carreras populares

Viewing entries tagged with 'santa pola'

XXV Media Maratón de Santa Pola

Posted by Antonio on 19 January 2014 | Comments

Tags: ,

santa polaSiempre recordaré esta edición por ser la primera participación de mi hija Ainhoa en una mini carrera para niños en la categoría de chupetines. Quizá debería empezar a contar sus avances más que mis debacles. En esta ocasión ni la lluvia pudo evitar que el crono subiese estrepitosamente.

comments | Read the full post

XXIV Media Maratón de Santa Pola

Posted by Antonio on 20 January 2013 | Comments

Tags: ,

media maraton santa polaEn mi modesta opinión, si hay una carrera de las que conocemos que roza completamente la perfección sería esta. Tanto en organización, recorrido y animación como las vistas o las atenciones con los corredores. El único hándicap este año ha sido el aire, algo incontrolable, hemos sufrido una ciclogénesis explosiva.

comments | Read the full post

XXIII Media Maratón de Santa Pola

Posted by Antonio on 22 January 2012 | Comments

Tags: ,

media maraton santa pola Sencillamente única. Simplemente fantástica. Cada año que pasa, cada vez que conseguimos acabarla, cada momento en que podemos acariciar el mar, cada ocasión que tenemos de competir en ella y hacernos partícipes de algo cada vez más grande, me convenzo de que se hace imprescindible seguir participando en ella, siempre y cuando sea posible, porque es realmente impresionante.

comments | Read the full post

XXII Media Maratón de Santa Pola

Posted by Antonio on 23 January 2011 | Comments

Tags: ,

[img class=imgRight alt=media maraton santa pola]http://www.correcarreras.com/assets/uploads/articulos/santapola_2011.jpg[/img] Otra cita imprescindible en nuestro calendario, que se convierte a la vez en una excusa perfecta para pasar un fin de semana fuera rodeado de la familia. Lo peor sin duda es la distancia y el viaje pero merece la pena. Volver a ver el mar, con el olor a salitre característico, el ambiente levantino y para acabar, una bonita carrera, más de hora volviendo a recordar los encantos de Santa Pola. Decir que vamos por la carrera es verdad pero no del todo. El sábado siempre vamos a comer a un restaurante llamado Celestino y María, a las afueras del centro de Santa Pola, donde tienen el mejor alioli (ajo pringue lo llamamos nosotros) para untar en barras de pan tostadas, junto con la típica paella acompañado de jarras de cerveza. Justo la dieta ideal para un corredor. Antes de eso, por la mañana vamos a por el dorsal situado en una especie de castillito en la plaza del centro donde montan lo que se denomina, feria del corredor, con puestos de venta de material deportivo. El resto del día damos una vuelta por Santa Pola o alrededores antes de irnos al hotel a descansar y cenar. [img class=imgLeft alt=generalitat]http://www.correcarreras.com/assets/uploads/articulos/generalitat.jpg[/img]Al día siguiente, suena el despertador y, como es normal, te acuerdas del día que te apuntaste preguntándote el porqué lo hiciste. Tan solo dura cinco minutos. Hacía verdadero frío, excesivo diría yo para ir con camiseta de tirantes, pero también es una especie de costumbre ir con ese tipo de camiseta, también es cierto que parecía que el sol saldría aunque fuese tímidamente. La salida, un poco caos, al no haber cajones por tiempos, diez minutos antes hay están casi los seis mil participantes menos mal que pudimos romper la brida de una valla y pudimos meternos una vez dieron la salida. Ni siquiera pasaron veinte segundos cuando pasamos por debajo de los arcos. Eso sí, hay que reconocer que es espectacular, ponen música, lanzan confetis, infinitas cámaras de fotos por los lados, la gente aplaudiendo a rabiar, verdaderamente increíble. El recorrido fue idéntico al del año pasado y solo recuerdo un momento delicado, no físicamente, sino por el aire frio de cara que nos hizo emplearnos a fondo para superarlo sobre el kilómetro diez, en el boulevard casi saliendo de Santa Pola por donde más cerca estamos del agua. Llegado el final del tramo hacemos un giro de 180º y volvemos por otro recorrido. Un momento curioso, en la carretera que cruza la ciudad, hay un carril de ida que marca el kilómetro ocho, más o menos, pues cuando estábamos cruzando ese punto los primeros corredores, de color, no sé si etíopes o keniatas, ya volvían pasando por el arco del trece. Que pasada, que manera de volar, literalmente. [img class=imgRight alt=cam]http://www.correcarreras.com/assets/uploads/articulos/cam.jpg[/img]Personalmente me sentía muy bien. Iba clavando los tiempos más o menos a veintiún minutos cada cinco kilómetros y al final, en los últimos aumenté el ritmo a cuatro minutos por kilómetro. Eso hizo que sufriera de lo lindo al final pero como siempre merece la pena cuando cruzas la línea de meta. Tanto la salida como la llegada en esta carrera son espectaculares, el arco enorme, el crono bien visible, una recta amplia y sobre todo por la cantidad de público que anima a ambos lados. Puede que fuera por el frío o la humedad o por el agua que te dan durante la carrera y que te echas por encima pero no recuerdo otra carrera donde al acabar tosiera tan profundamente y con tantas ganas como en esa, no se quitaba. Gracias a la toalla que daba la organización podías quitarte el sudor frío y entrar un poco en calor al ponértela por encima de los hombros, un verdadero detalle. Finalmente superé mi objetivo de bajar de la hora y media dejando el tiempo en [b]01:28:58[/b], con una media de 04:13 minutos por kilómetro, quedando en la posición 715 de unos siete mil participantes. Y con unos importantísimos, ya que son siempre de menos a más, tiempos intermedios en el 5,10,15 y 20 de 0:21:54, 0:21:20, 0:21:02 y 0:20:39. En comparación con el año pasado un minuto menos por cada punto intermedio salvo en el último que fue similiar. Merecido descanso de atletismo el que viene a continuación para comenzar con la temporada de esquí.

comments | Read the full post

XXI Media Maraton Santa Pola

Posted by Antonio on 24 January 2010 | Comments

Tags: ,

[img class=imgRight alt=media maraton santa pola]http://www.correcarreras.com/assets/uploads/articulos/santapola_2010.jpg[/img] Nunca antes había disfrutando tanto con una carrera. La sensación de estar corriendo y tener la visión del mar, es algo inolvidable. Pierdes la mirada en el horizonte y te olvidas por completo del crono. Parecía como si la suave brisa de mar te empujaba hasta el siguiente punto kilométrico y así, como si nada, fuimos recorriendo uno tras otro hasta completar esos veintiún kilómetros. Si hay una "carrera perfecta" para mi, de momento, sería esta sin duda alguna. Perdí la cuenta hace mucho tiempo de las veces que he ido con mis padres a Santa Pola a veranear o a pasar algún que otro puente o fin de semana, así que ya iba a ser un momento muy especial recorrer las calles en las que he estado desde muy pequeño, algunas antes eran caminos de tierra o simples descampados. Además, al igual que pasó en San Sebastián, no cambio por nada el estar rodeado de mis seres queridos, disfrutar de ellos el día de antes y sentir su apoyo al día siguiente, sabes que van a estar pendientes de verte, así que no puedes fallarles. Eso, combinado con los entrenamientos semanales, es sin duda la motivación que te lleva a cruzar la meta en cada carrera y lo que hace bajar el tiempo en cada una de ellas. [img class=imgLeft alt=cam]http://www.correcarreras.com/assets/uploads/articulos/cam.jpg[/img]El sábado era el día de recoger el dorsal. Siempre sorprende el ambiente previo que rodea a una competición de este calibre. Habilitaron el castillo-fortaleza situado justo en el centro de Santa Pola y como suele ser habitual, montaron una feria del corredor con diferentes puestos de marcas deportivas. Buenos precios y artículos al dos por uno, volví a llevarme un recuerdo, un pantalón corto new balance perfecto para tener más de uno en verano y de regalo una camiseta mizuno de tirantes (las cuales no conseguimos en ninguna carrera). Lo gracioso fue que me llevé una mochila llena de ropa y al final terminé usando todo lo que me compré. Después de eso disfrutamos de una comida típica alicantina, deliciosa paella acompañada del pan tostado con ajopringue. Dimos un paseo por el puerto marítimo y vimos como todo estaba preparado, las vallas, gradas, cintas, arcos...el corazón se aceleraba solo de pensarlo. Y ya al atardecer, finalmente nos fuimos a descansar al hotel. Estábamos preocupados porque las predicciones eran de lluvia y según nos despertamos lo primero que hicimos fue apartar las cortinas y mirar al cielo. Estaba despejado. Perfecto. Corría un cierto aire frío pero a medida que iban pasando los minutos el sol iba haciendo acto de presencia y suavizaba la baja temperatura matutina. Desde el hotel fuimos calentando hasta la plaza del castillo, al igual que nosotros, había cientos de personas cambiándose al lado de su coche y yendo hacía el punto de partida dando ese colorido particular de las camisetas técnicas. Estiras, haces unos sprints para subir el ritmo cardiaco, vuelves a estirar, estás nervioso porque se aproxima la hora de la verdad. [img class=imgRight alt=generalitat]http://www.correcarreras.com/assets/uploads/articulos/generalitat.jpg[/img]Fuimos a la salida y el colorido era espectacular, música, ambiente, miles de corredores, una sensación indescriptible, empañada con la ansiedad de tener que dejar las cosas (móvil y sudadera) a mis familiares y quince minutos antes todavía no habían podido llegar con todo el atasco que había. Finalmente llegaron y ni siquiera pudimos hacernos las fotos previas de rigor. Por otro lado la gente ya formaba una fila que parecía interminable así que utilizamos el sistema de colarse saltando la valla o moverla directamente, que utilizan muchos y que de alguna manera obligan a hacer ya que es incomprensible como corredores de bajo nivel se sitúan muy delante, dificultando al resto la salida. Esperamos durante unos diez interminables minutos. El principal pensamiento en ese momento es, que tal te encontrarás y como responderán todas las piezas clave del motor. Hasta que de repente se guarda un minuto de silencio por un compañero que acabó su última carrera en el kilómetro dieciocho, me supongo que todo el mundo se quedó un poco pensativo pero duro poco, sabemos que eso puede pasar hasta cruzando la calle. Volvió a hablar el animador, un efusivo choque de manos con tu compañero para desearle suerte y dieron la salida. Tardamos como unos segundos en poder avanzar, pasamos por el arco, llenos de confeti, la música de "2001 Odisea en el espacio" con los tambores sonaba de fondo, la gente se agolpaba a ambos lados con decenas de cámaras. El ritmo como siempre fue desastroso al principio, creo recordar que nos fuimos a casi diez minutos los dos primeros kilómetros, casi un minuto más de lo previsto, [img class=imgLeft alt=acuamed]http://www.correcarreras.com/assets/uploads/articulos/acuamed.jpg[/img]sobre los cuatro y medio que nos habíamos propuesto hacer inicialmente. El recorrido al principio fue por las calles de apartamentos de tercera o cuarta linea. Fuimos hasta el final y volvimos sobre nuestros pasos pero esta vez ya por el paseo, de repente me encontraba con todos esos chiringuitos que llevo viendo años y años, viendo la playa, pasando por el crono de cinco kilómetros y recibiendo el avituallamiento. Fue en ese momento cuando ya no volví a mirar más el reloj, porque más adelante nos encontramos nuevamente arropados por el apoyo incondicional del público pasando por el carril en paralelo a la salida, que a la vez sería la meta, en dirección al puerto. Allí estaban ya preparados las bolsas para cuando terminásemos la carrera. Seguimos por el paseo marítimo y fuimos sorprendidos por un avituallamiento nuevo para nosotros, curioso, esponjas mojadas con agua del mar, nos repartían los chavales pequeños de la organización. Viendo el mar en todo momento, incluso hubo unos cincuenta metros en la que pisamos la arena de la playa, llegamos a la mitad del recorrido. No fue el peor momento tal y como yo preveía, más que nada porque no hubo ningún mal momento. Recuerdo que pensé, venga, ahora es cuando empiezan los diez kilómetros de costumbre, y me encontraba bien para ello. De nuevo giramos y volvimos sobre nuestros pasos, la misma calle separada por conos y fue una curiosa imagen la de cientos de esponjas de colores cubriendo el suelo. Pasamos por el centro de la ciudad, por la fortaleza, y la gente no paraba de animar a ambos lados. Era espectacular. Llegó el kilómetro quince, el momento clave, una decisión difícil. Porque yo me seguía encontrando realmente bien y pensé que de seguir a ese ritmo a meta, llegaría bien, sin forzar, y os puedo asegurar que entrar bajo el arco no sienta igual de bien cuando realmente te dejas el alma, la rabia que da llegar cuando estás fundido multiplica el sentimiento de orgullo personal. Pero a la vez tenía de nuevo la ilusión de entrar junto a mi compañero, y en algunos instantes de la carrera fui pensando la manera de celebrar los dos la llegada, como en la Behobia. [img class=imgRight alt=mercalicante]http://www.correcarreras.com/assets/uploads/articulos/mercalicante.jpg[/img]Giré un par de veces la cabeza para ver si le distinguía del resto de corredores, pero no fue así, le debía sacar ya unos cuantos segundo, así que opté por ver hasta donde podía llegar. Aumenté el ritmo y vi como adelantaba a más corredores que en todos los kilómetros anteriores, por supuesto contaba con saber el recorrido, totalmente plano por el paseo marítimo del principio con los chiringuitos, girando al final entre los apartamentos y volviendo sobre nuestros pasos, sencillo. Paso por el kilómetro veinte donde registran tu tiempo. Último kilómetro. Ya la sensación era, lógicamente, la de no poder ir a más, aunque al ver el crono final terminas dando hasta lo que no te queda, y esprintas para recortas unos valiosos segundos. Con toda la gente en las gradas aplaudiendo es que....no hay palabras para describirlo. Después de esa experiencia solo nos quedaron dos cosas. La primera, recoger los obsequios. Una toalla para el sudor y una mochila para guardar la fruta y la bebida, incluso dieron cerveza. Y la segunda, esperar los resultados. Finalmente el tiempo real fue de [b]1:32:27[/b], nada malo para las previsiones que teníamos antes de la carrera, aunque para mi lo mejor es ver los tiempos intermedios, muy progresivos, todos de menos a más, como tiene que ser. En los 5,10,15 y 20 kilómetros los tiempos fueron de 0:24:39, 0:22:14, 0:22:02 y 0:20:44, me encanta ver esos últimos cinco a cuatro por minuto, la mejor marca, porque tal y como he dicho sentía que las piernas funcionaban. Será muy difícil, por no decir imposible, superar en calidad y en emociones esta carrera.

comments | Read the full post