Sígueme por rss

II Duroman 4x Villa de Ajalvir

II Duroman 4x Villa de Ajalvir

Posted by Antonio on 14 September 2013 | Comments

Tags: ,

duroman ajalvirRepetimos en esta prueba tan peculiar, que de tan diferente, curiosa y cercana que es resulta atractiva. Además es tan solo su segunda edición y es de las pocas que hemos visto nacer. Por eso hay que intentar hacerla siempre que sea posible, porque participando en ella la vemos crecer y nosotros crecemos con ella.

De momento lo que se dice crecer no ha crecido mucho, solo en número. Ya que en participación ha sido más bien todo lo contrario. En su defensa hay que decir que coincidía con el Festibike de la Casa de Campo. El año pasado no se podía aparcar, había cola para entrar a boxes, la recogida de dorsales estaba dentro del polideportivo. Este año, aparcamos muy cerca, entramos directos a dejar todas las cosas y los dorsales estaban a pie de calle. La calidez y la muchedumbre tampoco era la misma, se notaban como más huecos entre la gente pero la que había sabía animar igualmente.

Al igual que el año pasado la hice con mi cuñado. La pequeña gran diferencia este año fue que solo compartí aliento en la salida y en la primera modalidad. Además durante el calentamiento y en la salida él se encontró con una pareja de su club, era su primera participación por lo que les fuimos anticipando el recorrido y las sorpresas. portaldescuentoPese a estar muy encima de nuestro tiempo mira tú por donde ella quedó entre las tres primeras chicas.

La prueba desde luego no defrauda a nadie que se precie de ser exigente. Salimos corriendo por el camino y ya de los primeros se iba montando una verdadera polvareda. Pronto llegamos al famoso túnel, un clásico ya pero increíble la primera vez. No se ve absolutamente nada y vamos todos como la gallinita ciega sintiendo al de delante con la palma de la mano. Poco a poco se va viendo una luz y vamos acelerando el ritmo. Nada más salir esta la peor subida de todas. Después de dejas caer, coges inercia para otro repecho hasta llegar al puente. Desde ahí ya puedes dejarte llevar en llano hasta empezar la trepidante cuesta abajo. Por aquel entonces yo ya iba con la respiración muy, muy, muy forzada, pensando en el calor que hacía, que era la peor hora, en lo mal que iba, en lo que no había entrenado. Y poco a poco mi cuñado que si tenía ritmo de carrera le fui perdiendo de vista poco a poco.

Uno ya es consciente de sus posibilidades, de su estado y de lo que queda de carrera. Yo tenía muy claro que de seguirle no la acabaría nunca.

La bicicleta parecía que iba a ser el respiro que estaba buscando y nada más lejos de la realidad. En la subida hasta el túnel me pasaban, notaba que iba un o dos piñones por encima primando en mover más y más ligeras las piernas que el avance. Este año hubo otra novedad, quizá hasta negativa, porque en el anterior recuerdo que aunque no pudiera más me tenía que enganchar a alguien para pasar el túnel porque mi luz era nula. Ahora, como regalo de cumpleaños de Jorge, precisamente pensando en la carrera, mqmbikestenía un foco profesional. En la primera vez que pasé vi perfectamente aunque un poco difuso. En la segunda me di cuenta de que llevaba las gafas de sol puestas y ya aquello se hizo de día. Este año solo tres vueltas, a diferencia de las cuatro.

El paso por la piscina fue de lo más fugaz. Esta vez se duplicó la distancia en doscientos metros con el doble de calles. El mareo a la salida y los adelantamientos fue lo más destacado.

Por último de nuevo correr. Con la linterna en la mano, como si fuese un relevo, aparte de para el tunes sirvió para ir distrayendo a la mente cuando notaba que me cansaba me lo cambiaba de mano. A duras penas, con un ritmo pésimo, viendo el atardecer de Ajalvir, conseguimos alcanzar la meta y acabar esta dura prueba, sabiendo que a diferencia del año pasado en este no teníamos a nadie que nos animara al pasar por la meta.

Los tiempos fueron de 1:28:43 con una buenísima posición 18, entre los veinte primeros, para Jorge. Y siete minutos más tarde, 1:35:22, un servidor, quedando en la posición 40. Los parciales de Jorge fueron de 21:17 35 39:21 35 3:30 37 22:39 por los 21:30 55 44:42 28 3:19 1:05 23:16 míos. Los cinco minutos de bici y el minuto en la última vuelta demuestran claramente el estado de forma de uno y otro.