Sígueme por rss

I Duroman 4x Villa de Ajalvir

I Duroman 4x Villa de Ajalvir

Posted by Antonio on 1 September 2012 | Comments

Tags: ,

duroman ajalvir Por el momento no se ha inventado una prueba con cuatro deportes distintos pero nadie dijo nada de que no se pudiera repetir alguno de los tres en la misma para poner un toque de originalidad a la competición. Además esa no fue la única sorpresa que nos deparó la carrera. Todo unido a que se hacía de noche terminó resultando un evento realmente insólito.

En realidad se podría decir que fue un duatlón. Quizá con las distancias de atletismo un poco más de lo que nos acostumbrados en Alpedrete o Bico, pero le añadieron un chapuzón en la piscina municipal de cien metros. Un circuito de cuatro calles separadas por boyas en las que había que ir por una y volver por otra hasta que se salía por las escaleras. Nadar sí. Natación no. Eso sí, hubo que hacer la consecuente transición para prepararse y desde luego que aparte de quitarnos el calor, nos despejó para hacer el último tramo. Mientras que esperábamos en la fila para entrar a la zona de transición y dejar todo lo necesario nos pintaron con rotulador el número en el brazo.No sé si se llegaron a los cien participantes. Daba la sensación de que todo el que estaba allí era porque le servía de prueba y parecían estar muy preparados, es verdad que llevar un mono de triatlón no hace al triatleta, pero si observas que muchos van con él con mqmbikesmarcas de clubes te hace pensar que sí.

Salimos corriendo. Un noventa por cierto era por tierra. Vaya humareda que iban montando los primeros, menos mal que hacía una ligera brisa y no se llegaba a concentrar. En la misma semana fuimos a reconocer el terreno y la verdad es que hay que reconocer que ayuda bastante saber lo que te espera y sobretodo en la parte de bicicleta para elegir bien la trazada. Curiosamente, el día que fuimos a verlo, siguiendo el plano que colgaron en la web parecía claro que el camino pasaba al otro lado de la carretera, sin embargo allí para pasar solo había un túnel de cemento, una tubería de esas típicas que cruzan perpendicularmente para que pase el agua, y luego el terreno hasta llegar era un sembrado. ¡Cómo vamos a ir por ahí! ¡Se han equivocado y se les ha ido la línea sobre el mapa, no se llega a la carretera! ¡Es imposible!. Nothing is impossible como diría el lema de Adidas. Había que cruzar el maldito túnel. 119 metros y 1.70 de alto. No nos pilló de sorpresa porqué en las últimas noticias de la web dijeron que todo estaba correcto, además era obligatorio la luz en la bicicleta, pero realmente fue una situación dantesca que podía producir circunstancias de pánico y que se podían haber ahorrado. Entrábamos medio agachado. Comenzamos andando al entrar y a la mitad estábamos parados porque no se veía absolutamente nada. Íbamos cogidos unos a otros por las camisetas. Poco a poco se iba viendo la luz y recuperábamos el trote. Cuando por fin salimos yo pensé, literalmente: joder, y nos quedan cinco veces Hicimos los cinco kilómetros del circuito.

Y llegó el momento de la bicicleta. Y yo confiado en mí super linterna de tres euros del decathlón. Menos mal que gracias a que era la primera vuelta no íbamos tan dispersos y entré en el túnel detrás de uno, ajalvira la que se alejaba no veía un palmo delante de mí, no iluminaba un carajo. Traté de ir recto siguiendo la luz roja, porque eso también era gracioso, cuando por no ver lo suficiente se empezaba a irse la rueda delantera de un lado a otro haciendo zigzag. Cada vez que salías de él tenías una sensación de alivio enorme. El circuito era el mismo siempre para cada modalidad. Pasado el túnel había una buena subida, se cruzaba la carretera pero esta vez por un puente, había un buen llano, y empezaba la bajada llena de gravilla. Era aquí donde conseguíamos adelantar que luego nos cogían subiendo antes del túnel o sea que al ya nos íbamos conociendo. Siempre recordaré la fuerza que sacaba de las piernas, pese a que me fueran a explotar, cada vez que estaba cerca el túnel y me pasaba un participante, me pegaba a él como si me fuera la vida en ello. Sinceramente con mi linterna no sé si hubiera conseguido pasar alguna vez a ciegas. Y así cuatro veces. Al principio de la cuarta resultó casi inverosímil adelantar al corredor que ya estaba en la última etapa ¡Increíble! Y con un margen arrollador.

Dejamos la bicicleta, nos quitamos zapatillas y camiseta y al agua. Creo que en cien metros adelanté a tres personas. Como se nota que la piscina es donde se pasa uno el resto del año. ajalvir2Aunque por mucho entrenamiento sale uno como medio mareado después de hacer dos disciplinas. Como salí antes, me cambié primero y le fui cogiendo la linterna a mi compañero, después fuimos juntos tranquilamente disfrutando de un atardecer especialmente rojizo hasta completar la carrera. Llegamos juntos a la meta cuando la luz comenzaba a escasear. Nos dieron bebida (caliente por cierto) y una cadavérica camiseta con un número en ella 3230N, que seguimos sin entender. Lo peor fue tener que esperar a que llegarán todos los participantes para poder sacar el equipo. Esperamos un poco y ya de noche hicimos una intentona con algún organizador conocido de mi compañero pero fue imposible. Aprovechamos la circunstancia para ducharnos en el mismo polideportivo de la piscina. Todo el mundo comentaba la parte del túnel. Y al volver ya solo quedaban nuestras bicicletas.

Al final fue un tiempo de 1:54:33 quedando en la posición 49 para completar los primeros cinco kilómetros corriendo en 22:55, veinte con bicicleta en 58:36, cien metros de nado en 02:22 y de nuevo otros cinco corriendo en 26:45.